ESTACIÓN DE SERVICIO ALAMEDA, INNOVACIÓN Y COMPROMISO AL SERVICIO DE SUS CLIENTES

Está considerada una de las gasolineras más completas de Castilla-La Mancha

“La innovación es necesaria siempre, y más en los tiempos que corren, da igual que sea en el medio rural o en ciudades”. Así de rotundo se muestra Fernando Ochoa, propietario de la Estación de Servicio Alameda, en Brihuega. En su caso, y gracias a la ayuda de FADETA, ha podido acometer la modernización de la estación de servicio mediante la adquisición de un camión-surtidor, un surtidor de Adblue, un monolito de precios y dos tablets.

El camión surtidor refuerza el compromiso de la empresa con el servicio y el suministro de gasóleo a domicilio, ya que el tamaño reducido del camión hace posible poder llevar gasóleo para las calefacciones en poblaciones como Balconete, Archilla o Budia, donde la estrechez de las calles impide que pueda realizarse con camiones más grandes. Por su parte, el monolito aporta claridad y transparencia, mientras que con las tablets se aumenta la rapidez de servicio y se acortan los tiempos a la hora de interactuar los camioneros con el cliente.

Fernando Ochoa asegura que ha realizado las inversiones gracias a la ayuda y al buen asesoramiento de FADETA y, tras haber tenido experiencias negativas con otro tipo de subvenciones, ha destacado “la facilidad y, sobre todo, el poder cobrar la ayuda en poco tiempo”.

“Evidentemente la inyección económica es un incentivo más que considerable para hacer la inversión ahora y adelantar así el ofrecimiento de estos servicios a nuestros clientes”, señala Ochoa, quien apunta que el principal escollo al que se enfrenta un emprendedor rural es que “muchas veces, la administración, con sus distintas normativas, no tiene la capacidad de adaptación a la necesidad de las empresas y esto evidentemente no favorece para nada en la lucha contra la despoblación del medio rural”.

Con un total de 11 trabajadores, esta gasolinera presume de ser una de las más completas de Castilla-La Mancha. En ella se puede echar combustible, lavar el coche, comprar un regalito o un recuerdo de Brihuega, tomarse un café, arreglar o poner una rueda, entre otros muchos servicios. La clientela es muy variada, principalmente del ámbito agrícola, particulares y alguna empresa.

La Estación de Servicio Alameda tiene su origen en 1965, cuando varios socios se juntaron y decidieron hacer una gasolinera situada junto al parque de La Alameda. En 1983, el padre de Fernando Ochoa buscaba un negocio para poder trabajar y aportar sus conocimientos en taller y reparaciones. Cuando llegó a Brihuega, “decidió meter sus ahorros en estas instalaciones, comprar la sociedad y sus bienes y apostar por ello”.

Desde entonces, la empresa ha ido evolucionando según lo iban haciendo los tiempos. Actualmente, con los ojos puestos en la descarbonización, Fernando Ochoa mantiene que este proceso “debe hacerse de una manera ordenada y lo menos traumática posible. En el caso de la movilidad, puede apostarse por un vehículo mixto o híbrido, pero no un vehículo netamente eléctrico que tiene muchos puntos oscuros que resolver y que pueden incidir negativamente en nuestra calidad de vida actual”.

Respecto a la labor de FADETA en la comarca, este emprendedor la califica de “netamente positiva” puesto que “hace que los pequeños emprendedores nos animemos a seguir invirtiendo en nuestros negocios y, por consiguiente, en la zona en la que nos movemos”. Del mismo modo, ha resaltado que “los pueblos necesitan de la gente y la gente de los pueblos”.

Información del proyecto

Fernando Ochoa
Servicios